jueves, 17 de diciembre de 2009

Bendecimos un lugar

Me asomo, aunque sean sólo unos minutitos, a mi abandonado blog, y me viene a la memoria una de las famosas rimas de Bécquer: "Del salón, en el ángulo oscuro / de su dueño, tal vez olvidada / silenciosa y cubiera de polvo..."
Silencioso está mi blog y abandonado, no por olvido, sino por pura falta de tiempo para visitarlo y de quietud para plasmar la vida en palabras.
Dentro de quince minutos bendeciremos la nueva capilla que hemos diseñado entre Lidia y yo, con el visto bueno de nuestra pequeña comunidad y de Virginia, la superiora delegada: pintura, muebles, lámparas, cortinas, focos, sagrario, una imagen de Cristo Crucificado muy inspiradora... ¡Cuántos paseos y cuántas horas empleadas con el único objetivo de crear un espacio en el que se pueda orar en comunidad y que se pueda ofrecer a otros para orar!


La capilla aún no está terminada, pero las hermanas estaban impacientes por bendecir el lugar. Hace catorce años que estamos en Toledo y hasta ahora nuestras capillas han sido espacios casi improvisados, ubicados en alguna habitación de la casa no demasiado espaciosa y sin un mobiliario adecuado. No era sitio para invitar a orar a otros, entre otras cosas, porque el sitio era demasiado reducido.

Hoy bendecimos este espacio de oración con la alegría y el deseo de que no sea sólo para nosotras, sino de que sea un espacio abierto en el que otros puedan encontrarse con Dios.


aVer álbum de fotos

jueves, 24 de septiembre de 2009

Encuentros de integración psicoespiritual

Me ha llegado hoy el programa de los cursos de integración y madurez psicoespiritual que orienta Emma Martínez Ocaña en la casa Santa María de los Negrales de Madrid. Como mucha gente me pregunta por ellos, a continuación os detallo información y, por supuesto, os animo a participar.a Los cursos van destinados a quienes buscan:
- integrar madurez humana y cristiana,
- un diálogo interdisciplinar psicología-espiritualidad,
- un camino de introducción a la "meditación profunda" y al silencio,
- un encuentro con el Misterio.

HORARIO: Desde el viernes, a las 20 horas, hasta el domingo a las 16 horas.
ORGANIZA: Institución Teresiana - Madrid - La Mancha.
ORIENTA: Emma Martínez, teóloga y psicoterapeuta. Profesora en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequéticas San Pío X, Madrid.
emmamartinezo@telefonica.net
LUGAR: Santa María de los Negrales; C/ San Pedro Poveda, 2; Los Negrales (Madrid) - Tlf. 918500400.
INFORMACIÓN E INSCRIPCIÓN: Josefina de Andrés: josefinandres@gmail.com
Tlf. 913 863 416

YYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY

Este año, los encuentros tendrán como lema:
Practicar la sabiduría del cuerpo: Corazón, manos, pies, cabeza, entrañas, piel.


Días 23-25 de Octubre de 2009
Corazón. Lugar de la inteligencia Amante

- El corazón, símbolo de nuestra vida afectiva y efectiva. Donde está tu tesoro está tu corazón.
- La difícil tarea de escuchar la sabiduría del corazón.
- Cómo cuidar el corazón.
Dos mujeres nos enseñan la sabiduría de su corazón: La mujer que amó mucho y la viuda del corazón generoso.
Jesús, un pedagogo que ayuda al corazón a latir al ritmo de la vida y del Espíritu.


Días 20-22 de Noviembre 2009
Cabeza lúcida, dialogante

- La cabeza, símbolo de nuestra capacidad de ser conscientes y libres.
- Cómo cultivar una inteligencia lúcida y amante.
- Cuándo nuestra cabeza es espiritual.
Algunas mujeres, de la Iglesia primitiva, que hicieron de su cabeza un lugar para el encuentro y el servicio.


Días 29-31 de Enero 2010
Manos: "Parteras" de vida

- Las manos, símbolo de nuestro "hacer" y nuestro modo de relacionarnos.
- El difícil arte de saber pedir, acoger, elegir, ofrecer...
- Las manos nos enseñan la sabiduría del tacto y del contacto.

Sifrá y Puá, parteras egipcias, nos enseñan un camino para hacer de nuestras manos lugar de vida.
Jesús, manos que pasan por la vida "haciendo el bien", construyendo el Reino.

Días 19-21 de Febrero 2010
Entrañas fecundas

- Las entrañas, símbolo de la misericordia entrañable, lugar para la vida.
- Cuándo y cómo nuestras entrañas se hacen fecundas.
- Cuándo las entrañas son revelación del Dios de entrañable ternura.

Lidia y otras mujeres misioneras muestran la fecundidad evangélica de sus vidas.


Días 21-23 de Mayo 2010
Pies: Que arriesgan caminos de humanidad

- Los pies, símbolo de la dirección y orientación de nuestra vida.
- La importancia de aprender a escuchar la sabiduría de nuestros pies.
- El largo camino para transformar nuestros pien en pies samaritanos y seguidores de Jesús.

Noemí y Rut nos enseñan caminos de solidaridad y amor incondicional.
Jesús, pies que arriesgan y orientan caminos de humanidad.

Días 4-6 de Junio 2010
Espíritu "a flor de piel"

- La piel, lugar del intercambio, de la interacción, del tacto y el contacto.
- Nuestra piel guarda memoria del amor o el desamor recibido.
- Cómo ampliar nuestra identidad más allá de las fronteras de la piel.

María de Nazaret: el Espíritu a flor de piel.

martes, 22 de septiembre de 2009

Septiembre, el mes de la Biblia

No sé si confesar que sólo hace unas semanas que me enteré de que septiembre es "el mes de la Biblia". ¿Por qué un mes dedicado a la Biblia? La razón es que el 26 de septiembre de 1569 se terminó de imprimir totalmente la llamada "Biblia del Oso", traducción española realizada por Casiodoro de la Reina, no de las lenguas originales sino, al parecer, de la Vulgata. Lo del oso no tiene nada que ver con Casiodoro, sino con la tapa de la Biblia en la que estaba representado un oso comiendo miel de un panal.
Me parece muy bien que en las iglesias cristianas se dedique un mes especial a promover iniciativas que estimulen la lectura de la Biblia pero yo quiero proponer un año de la Biblia: el que comienza este mes de septiembre y concluirá el año próximo por estas fechas. Un año en que los creyentes se decidan a leer la Biblia entera al menos una vez en su vida, desde "el principio" del Génesis hasta el "amén" del Apocalipsis. Y un año para que los no creyentes lean la Biblia al menos con idéntico interés con el que pueden leer El Quijote o cualquier clásico de la literatura universal. Más que nada porque la herencia cultural y religiosa en la que se desenvuelve nuestra vida occidental hunde sus raíces en la Biblia y sólo se entiende desde ahí.
Lidia y yo hemos comenzado hace unos días este "año de la Biblia". Todos los días dedicamos unos veinte minutos a leer cuatro capítulos juntas. No es necesaria mayor inversión de tiempo para leer la Biblia entera en un año. Siempre comenzamos con una breve oración espontánea, y terminamos con otra oración.
La de ayer, correspondiente a los capítulos 13 al 16 del libro del Génesis, decía algo parecido a esto:
Te damos gracias, Señor, por poder escuchar tu Palabra todos los días,
por estos hombres y mujeres
de los que aprendemos a confiar en tus promesas,
a vivir de fe,
a vencer nuestra ansiosa búsqueda de seguridades
y a recibirlo todo de ti.
Se Tú nuestro amigo, y elevaremos a Ti,
en cada rincón de nuestra vida y en cada acontecimiento,
un altar de Alabanza y Amor a tu Nombre.

Esta noche hemos asistido a las risas de desconfianza de Abrahán y de Sara, a sus cambios de nombre, a la intercesión del único justo, y al nuevo "patinazo" de Abrahán, cuando expone a su mujer a Abimélec por salvar el propio pellejo. ¡Menos mal que Dios estaba siempre al quite de sus meteduras de pata para que no llegara la sangre al río! El mismo hombre que se muestra compasivo, heroico y casi sublime en unos episodios, aparece cobarde y mezquino en otros. Así era Abrahán. Así somos nosotros. Y así nos ama Dios.
a Diálogo con un escéptico
-Oiga, no termino de entender para qué sirve leer la Biblia si uno no es creyente. Además, se me antoja un peñazo infumable.
-Pues mire, sirve, por ejemplo, para no ir al Museo del Prado y quedarse sin entender nada del contenido de la inmensa mayoría de sus obras. Y, por otra parte, con todos mis respetos, decir que la Biblia es aburrida denota su ignorancia al respecto. Porque la Biblia no es un libro. Son 73. Puede que alguno de los 73 libros le resulte aburrido, pero alguno será interesante, entretenido e incluso hermoso, ¿no le parece? En la Biblia encontrará de todo: poesía amorosa, epopeyas, textos de los sabios, cuentos edificantes... ¡De todo!
-No me convence usted.
-No trato de convencerle. Pero me gustaría acabar con la cantinela de la que la Biblia es el libro más vendido pero menos leído del mundo, y menos aún comprendido. Hay mucha gente no creyente que, movida por un interés meramente cultural, se pone a leer el Corán, los upanishads o el Baghavad-Gita. ¿Por qué no la Biblia?
-Quizá porque todo lo que huele a Iglesia católica nos resulta antipático a los agnósticos y ateos...
-Puede ser. Pero la Biblia no "huele" sólo a Iglesia católica, sino a Cristianismo en general, y también a Judaísmo e Islam. Le sorprendería saber que tampoco el Corán se entiende sin la Biblia. Le guste o no le guste, éste es su milenario bagaje cultural. Y me parece poco sabio decidir ignorarlo.
-Pues, diga usted lo que diga, no pienso ponerme a leer la Biblia. Además, la verdad es que lo he intentado y no entiendo nada de nada. Dígame, ¿quién entiende las invectivas desaforadas de los profetas?
-Y dígame usted: ¿quién entiende la Divina Comedia, o la Eneida de Virgilio sin leer un buen comentario que ponga un poco de luz a los textos y los contextos? Está usted ante unos libros que se escribieron hace, como poco, dos mil años. ¿No querrá entenderlos como si se hubieran escrito ayer? Quizá sería conveniente que leyera algo sobre el posible trasfondo histórico en el que se escribieron, o sobre poética hebrea...
-¡Ve cómo no se puede leer la Biblia! ¡Demasiado esfuerzo de comprensión para tan poco provecho!
-Sobre el "provecho", nunca se sabe, amigo mío, nunca se sabe... Y respecto al esfuerzo, tiene usted toda la razón.
Al menos espero que los creyentes se decidan a hacer el esfuerzo. Ellos saben bien que el provecho está asegurado.

martes, 8 de septiembre de 2009

Carta a corazón abierto (I)

¡Buenas tardes, Señor!

Hoy, fiesta de la Natividad de María, hace veintidós años que me enrolé en este barco, que me lancé a la aventura de navegar, mar adentro, por el océano desconocido de esta vida nueva que es la vida religiosa, vida de discipulado, de escucha y de anuncio de un mensaje que no es mío, sino tuyo: el Evangelio del amor.

Todo está tan cerca, en mi memoria, que parece que fue ayer. El 6 de septiembre de 1987, Conce vino a recogerme a casa, a mi pueblo, en su Renault 5 blanco. Yo me había puesto una falda azul y una blusa blanca. Quería tener aspecto de "religiosa". Deseché mi chaqueta vaquera y mi pantalón vaquero, y me puse en camino hacia la casa de formación, en Madrid. Llevaba dos años conociéndolas y ya había llegado el momento.

Allí me esperaban Paula, la maestra, y Dori, la joven que sería mi compañera de camino durante un año, antes de pasar a otra Congregación y de salir definitivamente, después, para abrazar la vida matrimonial. También me esperaban las otras hermanas.

Entre oración, trabajo, mucho estudio y crisis de crecimiento (a veces, durísimas), pasaron mis primeros diez años. Siempre enamorada de Ti. Siempre con la certeza de que yo no podía ni quería ser otra cosa que lo que estaba llamada a ser. Siempre perseverante, obstinada, "cabezota".

Tú sabes que, en la primera etapa de mi vida religiosa, aboné mi campo con muchas lágrimas, y que mi oración recurrente era: "Danos vida por los días en que nos afligiste, por los años en que sufrimos desdichas".
En esos años murió mi hermano Javi, la felicidad de mi familia se desmoronó, y en mi vocación me acompañaba una ceguera persistente que no me dejaba ver caminos transitables, ni futuro. Pero continué, semiciega, agarrada a tu mano y a otras manos que fueron, y son, amigas, hermanas y compañeras de camino. Tu mano y tu Palabra, y la fe, y el amor primero, que nunca se ha desvanecido porque no era una imaginación, sino más real que yo misma.

Pasaron los años de estudio y se abrió una nueva etapa: la de anunciar la Palabra, en una dedicación plena a la pastoral bíblica. Mi Congregación, mis hermanas, lo han hecho posible y hoy me siento agradecida por todo cuanto he vivido. Por todo. Y por los rostros y nombres que me has dado conocer, amar y llevar en el corazón.
Cada persona y cada grupo que te busca sinceramente son, para mí, un estímulo en mi propia búsqueda de Ti, y un empuje para ser, cada vez con más verdad, lo que Tú quieres que sea.

En mí han cambiado muchas cosas, en este devenir del tiempo. Entre ellas, mi modo de entender la vida religiosa, los votos, la misión, la comunidad... Toda la vida religiosa está cambiando en tu Iglesia. Era imprescindible ese cambio hacia una re-evangelización de este estilo de vida, hacia una simplificación de los modos y las estructuras, y hacia una humanización de sus miembros. Amo esta vida religiosa en cambio y en continua búsqueda de su Señor y del Evangelio tanto como me resulta "invivible" la vida religiosa "militarizada" de antaño.

En lo que toca a mí, me sé lejos de tu voluntad... Me pesan mis errores y espero tu misericordia y tu perdón tanto como el de aquellos a quienes he defraudado, herido o escandalizado. Pero aquí estoy, dispuesta a otros veintidos años, y a otros veintidós..., todos distintos y mejores que los pasados. Aquí estoy dispuesta a dar, cada día, un pequeño paso hacia Ti, hasta que esté tan cerca, tan pegada, tan unida a Ti, que pueda trasparentar algo de la Misericordia infinita de tu Rostro.

viernes, 21 de agosto de 2009

Las vacas no vuelan

Hace años, un conocido humorista español publicó un libro (malísimo, por cierto) titulado “Sufro bucho”, en el que parodiaba la actitud de quienes se obstinan en instalarse en sus desgracias, en sufrir y alardear de sufrir más que nadie, y echan la culpa a todo el mundo de sus vidas desgraciadas y arruinadas.

A lo largo de mi vida (que ya va siendo larga), he conocido a muchas de estas personas “sufridoras”. Personas, por ejemplo, que se sienten contrariadas porque el diagnóstico médico no ha sido tan terrible como ellas ansiosamente esperaban, lo que reforzaría aún más su asumido papel de víctima frente a familiares y amigos. Personas que guardan un resentimiento perpetuo hacia quienes, real o ilusoriamente, les jugaron una mala pasada hace veinte, treinta o cuarenta años, y viven “enganchados” a aquellos recuerdos sin elegir soltar ese lastre e intentar vivir de otra manera.
En una ocasión, viendo, con mi madre, un programa televisivo en el que se hablaba de la depresión, ella exclamó: “¡Depresión! ¡Vaya tontería! Por cualquier tontuna, la gente ya dice que tiene depresión. ¡Si hubieran vivido lo que yo, y a mí nunca me ha venido la depre!”. Intenté explicarle a mi madre que hay personas más débiles, que hay factores genéticos, que desconocemos los verdaderos problemas de la gente… Pero, respetando, por supuesto, a quien padece esa angustiosa enfermedad, también entendí a mi madre. Ella quería decir que hay diversos modos de afrontar la vida y que puedes elegir no dejarte aplastar por las heridas, e incluso puedes llegar a perdonar a tus verdugos…

Sin embargo, hay expertos en “el arte de amargarse la vida”. Parece que hubieran leído el famoso libro de Paul Watzlawich y hubieran aprendido todas las artimañas posibles para no salir del laberinto de a autocompasión. También contamos con verdaderos “adictos a la infelicidad” (recomiendo el libro de Martha Heineman Pieper y William J. Pieper, del mismo título), que nunca aceptarán que la vida les ha sonreído en algo.
Afortunadamente, tenemos ejemplos de personas que saben vivir desde lo positivo y reconocer, en todo, un regalo de Dios o de la vida providente. A propósito, conozco la curiosa historia de un rabino, amigo de un sacerdote católico. Ambos solían salir a pasear juntos y el rabino tenía la costumbre de bendecir siempre a Dios por todo. El sacerdote, harto ya de tal alarde de virtud, buscaba la ocasión en la que el rabino, por fin, se quejara de algo. Un día, paseando, un pájaro dejó caer su excremento sobre el ojo del rabino. Éste sacó su pañuelo, se limpió el ojo y suspiró: “¡Bendito seas, Señor, porque las vacas no vuelan!” (1).

____________________________
(1) Juan Manuel Martín Moreno, La Biblia, escuela de oración, Mensajero 2006, 155
Pierre Pradervand, El arte de bendecir, Sal Terrae 2000

martes, 7 de julio de 2009

Salmo 121: El auxilio me viene de Ti

Lidia ha preparado este precioso video para ilustrar el salmo 121, interpretado por la hna. Glenda.
Os deseo que lo disfrutéis, en unos minutos de oración silenciosa.

lunes, 6 de julio de 2009

Ateísmo

El domingo tenía ganas de no hacer absolutamente nada y de abandonarme perezosamente al sillón del salón. Hacía semanas que no tenía la oportunidad de un corte de despreocupación o de dejarme llevar por un "ataque de pereza", y aproveché el momento.

En TV1 ponían una película norteamericana: "El amor llega suavemente". Se trata de un western, un drama romántico televisivo, dirigido por Michael Landon (el hijo del conocido Michael Landon, protagonista de Bonanza, La casa de la pradera y Autopista hacia el cielo), sin un gran reparto, pero interesante para mí por su mensaje religioso claro y simple: Dios no está en nuestra vida permitiendo el mal, sino ayudándonos y sosteniéndonos cuando el mal llega.
La trama: Estando de ruta hacia su nuevo hogar en las grandes llanuras del oeste, una joven se queda repentinamente viuda en medio del largo viaje en carreta. Con una dura temporada invernal acechando, y sin recursos para regresar, la joven acepta el trato que le ofrece un granjero también viudo: casarse con él para ocuparse de su hija, a cambio de cobijo y de un pasaje de vuelta a casa con la caravana de primavera.
La realidad de este tipo de felicidad truncada nada más nacer me resulta conocida, dolorosamente cercana: la protagonista se vio en la misma situación de mi cuñada Ana cuando mi hermano murió, a los pocos meses de contraer matrimonio y cuando esperaban a su primer hijo.

La película me gustó (a pesar de ser un poco dulzona y totalmente previsible) porque confiesa, sin pudor, la fe sencilla en un Dios trascendente personal, hecho que rarísima vez aparece en el cine español, tan dado a exhibir una crítica mordaz y feroz a la Iglesia y al cristianismo, especialmente si es católico. El granjero viudo resultó ser un hombre creyente, que diariamente cantaba sus salmos a Dios. En una ocasión, la joven le pregunta: "¿Cómo puedes creer en un Dios que permite que sucedan cosas tan horribles e injustas?".

Mucha gente niega la existencia de Dios porque, ante la desdicha, Dios calla y no hace nada. La única explicación de esa inactividad de Dios ante la barbarie y la crueldad de muchas injusticias y desastres naturales es que Dios no existe. Es el sentir de la protagonista de la película de esta tarde, y es la duda permanente que salpica con violencia la trama de la novela "Silencio", del japonés Shusaku Endo. Un claretiano, Ángel Aparicio, hablando de algunos salmos de súplica y confianza, hizo mención de esta novela, atravesada toda ella, del principio al fin, por el silencio de Dios. Al final de la clase, le pedí el libro y él, amablemente, me lo prestó. Trata de la persecución y el martirio al que fueron sometidos los mártires japoneses del siglo XVI-XVII, y la historia de un misionero portugués, Rodrigo, en ese contexto de persecución. Ante las torturas de sus amigos cristianos, la pregunta de Rodrigo es siempre la misma: "Señor, ¿por qué estás en silencio? ¿Por qué estás siempre en silencio?".

Hace poco tiempo, mi madre me dijo: -"No quiero dudar de Dios, pero no entiendo por qué hace las cosas tan mal hechas, por qué hace que vivan los malvados y no hace nada para salvar a los buenos...".- Por supuesto, los "malvados" y los "buenos" tenían rostro y nombre, en la conversación de mi madre, y ella tenía toda la razón en sentir perplejidad e, incluso, escándalo. Su reflexión se parecía a la de Job y a la de muchas personas a lo largo de los siglos: "¿Por qué Dios no hace nada ante el sufrimiento del inocente? ¿Por qué calla ante las injusticias?"

Hace ya muchos años, cuando murió mi hermano, al llegar a mi pueblo ante su cuerpo sin vida, yo no hacía más que repetirme interiormente una oración: "Si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano". Era el reproche lleno de dolor de Marta y María a Jesús, cuando murió Lázaro. Pero luego me di cuenta de que era injusto ponerme a reprender a Dios y a Jesús por no haber hecho el milagro de cuidar y salvar a mi hermano. Mi hermano había sido una víctima más de las injusticias estructurales, de la ambición y la codicia que lleva a los hombres a hacer las cosas "mal hechas", provocando que otros paguen sus errores con su propia vida. ¿Qué culpa tenía Dios de todo eso? ¿Debía mandar fuego acabase con los causantes de la muerte de mi hermano?

El 1 de enero de 2005, con ocasión del terrible tsunami que causó cientos de milles de víctimas inocentes en el Sudeste asiático, Leonardo Boff escribió algo que me da luz a las preguntas: "¿Por qué callas? ¿Por qué duermes? ¿Por qué te quedas lejos?" No me da respuestas. Simplemente me da luz. Es un artículo que tituló: "¿Y Dios en todo esto?"
Os dejo con él.

YYYYYYYYYYYYYYYYYY

Ante la convulsión elemental de la naturaleza en el sudeste asiático con millones de víctimas, especialmente de inocentes, no son pocos los que, angustiados, se preguntan: ¿Y Dios en todo esto...? ¿No es Dios bueno y omnipotente como anuncian las religiones? Si es omnipotente, todo lo puede. Si todo lo puede, ¿por qué no evitó el maremoto? Si no lo evitó es señal de que o no es omnipotente o no es bueno. Como dijo un poeta-cantor: si era para deshacerlo, ¿por qué hacerlo?

Desde que el ser humano descubrió la presencia de Dios en el universo y en su vida, esta contradicción representa una llaga abierta. Los teólogos cristianos inventaron la teodicea, es decir, la argumentación que procura eximir a Dios de las desgracias del mundo y explicar el sufrimiento. Y fracasaron rotundamente, porque explicar el sufrimiento no acaba con él, así como leer recetas culinarias no quita el hambre. Por eso entendemos la contundencia de Job, el eterno protestante, contra todos sus «amigos» (y ahí me incluyo a mí mismo como teólogo y a todas las religiones) que querían explicarle el sentido del dolor:«Vosotros no sois más que charlatanes y médicos de mentira. Si al menos callaseis, la gente os tomaría por sabios». Y seguimos sin callarnos...

Ante esta situación desgarradora podemos alimentar, pienso yo, tres actitudes: de rebeldía, de resignación o de esperanza contra todo absurdo.

La revuelta se expresa por la negación. Muchos dicen: Dios no existe y si existiera sería inaceptable, pues tendríamos más preguntas que hacerle nosotros a Él que Él a nosotros. Me negaré eternamente a aceptar una creación de Dios en la cual los niños tengan que sufrir inocentemente. Este cuestionamiento es comprensible y lógico, pero no elimina el mal, pues el mal continúa. Críticos como somos, preguntamos: ¿la razón lo es todo? Dios puede ser aquello que no podemos entender.

Si la rebeldía no da respuesta, ¿tal vez la resignación? Ésta, de manera realista, constata: la realidad está hecha de bien y mal. Es ilusorio buscar la superación del mal, pues bien y mal van siempre juntos como la luz y la sombra. Sabiduría es buscar el equilibrio y aprender a vivir sin una esperanza final. Freud y los sabios del Primer Testamento aconsejan: «acepta el principio de realidad, modera el principio del deseo; acoge lo que te suceda, muestra grandeza en el dolor». Esta actitud es noble, modifica a la persona, pero no cambia la realidad brutal.

La tercera actitud es la de esperar a pesar de todo. Parte claramente del reconocimiento de que el mal es un misterio indescifrable. Está ahí no para ser comprendido sino para ser combatido. Por eso no será una teoría la que le dé sentido, sino una práctica. De ella nace la esperanza de que en todo debe haber un sentido secreto que va más allá del escándalo de la razón. Se manifiesta, por ejemplo, en el milagro de una criatura de tres meses que se salva sobre un colchón que flota sobre las aguas agitadas o en la solidaridad del mundo entero para con las víctimas. La solidaridad no elimina el dolor, pero crea la hermandad de los sufrientes, que impide la soledad y la desesperanza. Los cristianos y los budistas dicen: Dios no es indiferente al sufrimiento; Él sufre con el que sufre. En el exilio de la encarnación, gritó: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» La pasión de Dios en la pasión del mundo nos lleva a creer que la esperanza tiene más futuro que la brutalidad de los hechos. Él prometió que «no habrá más llanto, ni luto, ni muerte porque todo eso habrá pasado». Mientras tanto, el misterio continúa siendo misterio, ¡y cómo duele!

viernes, 3 de julio de 2009

El verano, en Buenafuente del Sistal

Os informo de las tandas de Ejercicios y otras actividades veraniegas y post-veraniegas en Buenafuente del Sistal, por si alguien sigue buscando algo diferente y alternativo.
¡Buen verano!

a Julio
Día 3-11, 2ª Ejercicios Espirituales
Día 13 -18, Curso de Lectio Divina
Día 22-30, 3ª Ejercicios Espirituales

a Agosto
Día 1-9, 4ª Ejercicios Espirituales
Día 9 -14, Fátima y Camino de Santiago
Día 16 -21, Ejercicios Espirituales para sacerdotes (Dirige Mons. D. Victorio Oliver).
Día 22-30 5ª Ejercicios Espirituales

a Septiembre
Día 4 –12, 6ª Ejercicios Espirituales
Día 14, Exaltación de la Cruz
Día 18-20 Amigos de Buenafuente
Día 22 – 30, 7ª Ejercicios Espirituales

a Octubre
Día 6, Encuentro de oración en Madrid
a Noviembre
Día 3, Encuentro de oración en Madrid
Día 10-20 Peregrinación a Tierra Santa, Sinaí y Petra
Día 27-29, Encuentro de ADVIENTO

a Diciembre
Día 4–8, Retiro y VIGILIA DE LA INMACULADA
Día 22, Encuentro de oración en Madrid
Encuentros en Madrid:
En C/ Príncipe de Vergara 88; 7, tarde oración, 7,30, puntos de reflexión, 8, Vísperas y Eucaristía

Teléfonos de Buenafuente:
Monasterio – Casa de oración.- 949 83 50 32
Misión Rural, Hogar Asistido.- 949 83 50 78
Casa de Acogida.- 949 83 50 44

Correo electrónico

Transporte público desde Madrid:
Empresa SAMAR, estación de salida Méndez Álvaro, diario hasta Alcolea del Pinar. Consultar siempre los posibles cambios de horario. Tfno. Estación Sur de Madrid, 91 468 42 36/91 468 48 39. Hay que ponerse en comunicación con la Casa de Acogida para llegar a Buenafuente.

Peregrinaciones:
Quienes estén interesados en alguna peregrinación recibirán información del programa y demás detalles del viaje pidiéndolo al 949 835058. informacion@buenafuente.org

miércoles, 1 de julio de 2009

La colmena y la rueda

-“Observa la colmena –dijo, un día, una madre abadesa.-Para mí es el modelo perfecto de comunidad. Hay muchas abejas obreras, que hacen diligente y ordenadamente su labor, y hay una abeja reina…”

Si yo hubiera participado en esa interesante lección práctica de vida comunitaria, le hubiera preguntado: -“Madre, ¿y quiénes son los zánganos?”, lo que, en el contexto de ese monasterio y del movimiento en torno a él, hubiera tenido una fácil respuesta…
El caso es que a mí, a pesar de la rica miel que elaboran las abejas, de su inteligente y perfecta organización, y de su intachable laboriosidad, lo de la colmena me resulta, cuanto menos, sospechoso…, por no decir que me da muy mala espina.

Más bien, la imagen que me viene a la imaginación, cuando pienso en la comunidad de Jesús, es una imagen circular: todos en círculo, unidos por lazos muy profundos de comunión entre ellos, y referidos todos al Único que está en el Centro, al Único Maestro y Señor. Se trata de una rueda, no de una colmena a modo de casillero-servilletero de convento, y mucho menos se trata de una pirámide…
Las palabras comunión, corresponsabilidad, sinergia, sinodalidad… tienen que ver con esa circularidad de quienes seguían a Jesús.

-Otra “monja progre” hablando de tonterías…

¡Se equivoca, estimado hermano en Cristo! Lea, si no, Mc 3,34. Marcos es muy plástico al respecto: “¿Quién es mi madre y mis hermanos? –dijo Jesús.- Y mirando en torno a los que estaban sentados en círculo a su alrededor, dice: Éstos son mi madre y mis hermanos…”. ¡No será que Marcos no es machacón en cuanto a la circularidad! Un círculo en el que a nadie hay que llamar “padre”, “maestro”, o “instructor”, porque uno solo es nuestro Padre, uno solo, nuestro Maestro, y uno solo, nuestro Guía (cf. Mt 23,8-10).
Viniendo al presente, quizá Jesús hubiera dicho: “No os dejéis llamar Excelentísimo y Reverendísimo, porque todos vosotros sois hermanos”.
A veces me pregunto si leemos todos el mismo Evangelio… ¿De veras no nos resultan chocantes, e incluso escandalosos, esos títulos de honor para nuestros hermanos del episcopado?

En los últimos años, he tenido la oportunidad de conocer a algún que otro superior, superiora o presbítero que, en virtud de su ministerio, actuaban como si hubiesen sido investidos, en exclusiva, con la plenitud de los dones del Espíritu: la plenitud de la ciencia, la inteligencia, el discernimiento, la palabra, el consejo… etc, etc, de tal manera, que a los “súbditos” sólo les tocaba ejecutar sus sabias decisiones y programaciones, sin más.

Esto, que parece una caricatura irreverente, desgraciadamente, no lo es. Son cosas que pasan cuando uno no tiene claro que una comunidad cristiana no es un cuartel militar, ni una sociedad monárquica, ni tampoco una colmena, por poética que pueda resultarnos la imagen. El Evangelio habla de comunidad de hermanos y hermanas, de Cuerpo de Cristo, de Comunión, de Pueblo de Dios, de discípulos y discípulas que van detrás de un único Maestro, y de un Espíritu Santo que se derrama sobre todos: judíos y gentiles, hombres y mujeres, pequeños y grandes… (cf. Hch 2,17-18). ¡Qué claro lo tenemos en la cabeza (o quizá no tanto...), y qué lejos estamos de vivirlo en nuestra Iglesia!

En mi Delegación de Pías Discípulas, hemos comenzado ahora una nueva etapa, con un nuevo equipo de “gobierno”. Y nuestro sueño y nuestro deseo es suscitar lazos entre todas por los que circule la savia del Evangelio, de Jesús, del Espíritu…, y que entre todas podamos crecer en creatividad y energía y amor para servir mejor desde nuestro carisma, y que todas estemos referidas al Único Guía y Maestro, y que todas aportemos y construyamos algo nuevo y mejor juntas, en torno al Único Señor de nuestras vidas…
Éste es mi sueño y mi deseo para mi Delegación, mi Congregación, mi parroquia, mi Iglesia… Pero, ¿cuándo llegará un día en que no tengamos miedo de bajarnos de nuestro pedestal de autoridad y de sentarnos en una mesa de hermanos, como uno más? (cf. Filp 2,1-10).

lunes, 22 de junio de 2009

Días de silencio, oración y contemplación con Emma Martínez

Emma Martínez, teóloga, psicoterapeuta y acompañante espiritual, me ha hecho llegar sus propuestas de Ejercicios Espirituales para este verano, y yo os las hago llegar a vosotros porque son altamente recomendables. El tema de la contemplación de estos días de verano será: María de Nazaret, mujer de esperanza, compañera de camino.

Tres son las tandas que ofrece Emma: una en Galapagar (Madrid), otra en Málaga, y otra en los Negrales. A continuación os indico fechas, direcciones y teléfonos de contacto por si estáis buscando lugares y oportunidades para regalaros una experiencia de Dios. ¡Os animo a probar, bajo la sabia, experta y profunda guía de Emma!

a Los días 11-20 de Julio, en la casa de Espiritualidad Santa María de Galapagar (Javerianas); las plazas se piden directamente ahí Tl. 918584414 .


a En agosto, los días 13-21, en Casa Diocesana de Espiritualidad. Camino de los Almendrales, 6, Málaga. Inscripción itsector2a@imara.e.telefonica.net. O llamando a Mª Luisa Montesinos, Tel. 952220329.

a En agosto, los días 22-30, en la Casa de Espiritualidad Santa María de los Negrales (Institución Teresiana). La persona que coordina las plazas es María Elena Pita; su teléfono es 630475058 y su correo electrónico es elenapita1@yahoo.es.

sábado, 13 de junio de 2009

Segundas oportunidades

El miércoles recibí la noticia de la muerte de mi abuelo materno. Mi siamesa les ha dedicado un post en su blog a él y al milagro que le devolvió la vida hace 31 años. Es difícil hablar de las emociones encontradas que se me despiertan por esta pérdida. Él tenía 93 años. Una vida larga.

En la Eucaristía, proclamé una lectura que yo misma elegí: Rom 8, 31-39, "¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?". El sacerdote me preguntó si quería hablar yo en la homilía, y decliné la invitación. No me había preparado y, por otra parte, tampoco quería hablar de mi abuelo ante sus hijos. Conozco muy bien su historia íntima y los sentires de todos sus cercanos, especialmente de mi madre (la mujer más grande que conozco). De haber hablado, sólo habría dicho que la misericordia de Dios es infinita, que nada, ni nuestros errores ni pecados, pueden separarnos de su amor, que confiamos en su juicio... y que la muerte de quien ha vivido tanto tiempo nos invita a pensar en nuestro propio modo de vivir, en la huella que dejamos en aquellos que viven con nosotros, cercanos y lejanos, y en vivir reconciliados, mientras estamos a tiempo.

Mi abuelo tuvo una segunda oportunidad en su vida, como narra mi hermana. No voy a valorar si la aprovechó bien o mal. Pero el episodio de su curación milagrosa me hace pensar en que, cada día, a nosotros se nos ofrece una segunda, tercera, cuarta... oportunidad para curar heridas, pedir perdón, retomar el camino desde la bondad y la entrega, ser fecundos... La muerte es algo que siempre les pasa a los otros... Pero yo la tengo siempre ante mí, y es un continuo reclamo a vivir lo más plenamente posible.

viernes, 12 de junio de 2009

Para leer juntos la Biblia

Índice de nuestra "Biblioteca"


Se me ocurre que, para quienes deseamos leer toda la Biblia este curso, comenzando ya, puede resultar útil tener siempre delante el índice de nuestra “biblioteca” e ir señalando los libros que vamos leyendo y comentando. Un personajillo nos acompañará en el recorrido. ¡Buen viaje a través de la historia que Dios hizo con su pueblo y sigue haciendo con nosotros hoy!

Antiguo Testamento

Pentateuco
a Génesis (50)

Éxodo (40) – Levítico (27) – Números (36) – Deuteronomio (34)

Libros históricos (Profetas anteriores y otros escritos)
Josué (24) - Jueces (21) - (Rut, 4) - I Samuel (31) - II Samuel (24) - I Reyes (22) - II Reyes (25)
I Crónicas (29) - II Crónicas (36) - Esdras (10) - Nehemías (13) - Tobías (14) - Judit -(16) - Esther (10) - I Macabeos (16) - II Macabeos (15)

Sapienciales y poéticos
Job (42) - Salmos (150) - Proverbios (31) - Eclesiastés (15) - Cantar de los Cantares (8) - Sabiduría (19) - Eclesiástico (51)

Proféticos

Isaías (66) - Jeremías (52) - [Lamentaciones (5)] - Baruk (6) - Ezequiel (48) - Daniel (14) - Oseas (14) - Joel (4) – Amós (9) - Abdías (1) - Jonás (4) - Miqueas (7) - Nahum (4) - Habacuc (3) - Sofonías (3) - Ageo (2) - Zacarías (14) - Malaquías (3)


Nuevo Testamento
Evangelios

Mateo (28) - Marcos (16) - Lucas (24) - Juan (22)

Hechos (28)

Cuerpo Paulino:


- Cartas auténticas de Pablo: Romanos (16) - I Corintios (16) - II Corintios (13) - Gálatas (6) - Filipenses (4) - I Tesalonicenses (5) - [II Tesaloniceses (3)] - Filemón (1)
- Cartas Deuteropaulinas: Efesios (6) - Colosenses (4)
- Cartas pastorales: I Timoteo (3) - II Timoteo (4) - Tito (3)

Hebreos (13)
Cartas católicas
Santiago (5) - I Pedro (4) - II Pedro (3) - I Juan (5) - II Juan (1) - III Juan (1) - Judas (1)

Apocalipsis (22)

martes, 26 de mayo de 2009

Se acerca Pentecostés

Se aproxima Pentecostés, la fiesta del Espíritu, la fiesta de Aquel que no tiene Rostro y al que sólo conocemos por las huellas que deja su acción en el mundo: "el Dador de Vida".

Quique Climent, s.j., me ha enviado una serie de textos para orar, meditar y preparar la acogida del Espíritu. Reproduzco aquí uno que me ha gustado especialmente:

"Sin el Espíritu, Dios está lejos, Cristo pertenece al pasado, el evangelio es letra muerta, la Iglesia es una simple organización, la autoridad es dominio, la misión es propaganda... Pero, en el Espíritu, el cosmos bulle y gime con los dolores del Reino, se hace presente Cristo resucitado, el evangelio es fuerza de vida, la Iglesia significa la comunión trinitaria, la autoridad es servicio liberador, la misión es Pentecostés".
Ignacio IV Hazim, patriarca de la Iglesia greco-ortodoxa de Antioquía.

lunes, 27 de abril de 2009

El estilo pastoral de Pablo

Seminario internacional sobre San Pablo

Escuchar a Elena Bosetti, hjbp, es siempre un verdadero placer y un soplo de aire fresco, alentador, para nuestra vida creyente. Hoy ha estado acompañada por Vincenzo Marras, ssp, enamorado de su vocación paulina y de su tarea periodística.
De todo lo que han contado, que no tiene desperdicio, me quedo con cinco intuiciones de Elena, que ella ha titulado "el pentagrama del carisma pastoral paulino":
1. Pastoral kerigmática: el primado del Evangelio
Otros se ocuparán de los sacramentos y de organizar las comunidades. A Pablo se le ha encargado predicar el evangelio, que las Hijas de San Pablo llevan como distintivo en su pecho, como memorial para toda la familia paulina.

2. Sentido vivo de la Iglesia y, por tanto, sentido eclesial de la misión.
Pablo es muy consciente de que la misión pertenece a la Iglesia. Es toda la comunidad la que ora e invoca al Espíritu en Antioquía. Es una iglesia viva, eucarística, carismática. ¿Qué conlleva el Espíritu, la Iglesia y la Eucaristía en el estilo de Pablo? ¿Qué conlleva que en la asamblea litúrgica emerja la ausencia de diferencias entre razas, pueblos, género, condición social?
Si llevamos esto a la historia carismática de la F.P., encontramos correspondencias. ¿De dónde le nace a D. Alberione la urgencia de comunicar a los otros el evangelio? En el seno de una comunidad, la del seminario de Alba, y del impacto necesario de la adoración eucarística, prolongada durante cuatro horas. Es allí donde todos hemos nacido, en el Cristo eucarístico, que no es una cuestión sólo de las discípulas, sino que ellas son el memorial para toda la F.P. de esta centralidad eucarística, del común seno materno: la Eucaristía.

3. Una pastoral de comunión, que valoriza los carismas y lo femenino.
Hombres y mujeres, implicados en una pastoral de evangelización. Es tiempo de hacer familia y trabajar en sinergia. Mayor sinergia en orden al único objetivo: comunicar a Jesús Maestro y Pastor, camino, verdad y vida.

4. Una pastoral profética: audaz, liberadora, abierta a todo lo que es verdadero, hermoso, justo... que no teme ser crítica e incómoda, según la sabiduría de la cruz. También, precisamente por esto, una pastoral de la esperanza, que comunica valentía y alegría. El secreto de la pastoral es la alegría.

5. Una pastoral que asume la paradójica lógica de la cruz: cuando soy débil, entonces soy fuerte. La vida apreciada hoy en nuestra sociedad es joven, hermosa, dinámica, fuerte... Pero el apóstol enseña a valorar toda la vida, entrando en el misterio pascual de Cristo: ancianidad, fragilidad, sufrimiento, límite, debilidad... Todo esto, para Pablo, es el motivo de su orgullo. El icono que utiliza Pablo en 1 Cor es “un tesoro en vasijas de barro”. Si nosotros tuviéramos un tesoro, lo meteríamos en una caja fuerte. Pero Dios mete el tesoro de su Evangelio en vasijas de barro, para que se manifieste que ese extraordinario poder viene de Él y no de nosotros. ¿Puede ser diverso para nosotros?

----------------------------------
Por la tarde, como ayer, hemos tenido dos horas de trabajo de grupos y una puesta en común. Los grupos están organizados por lenguas: tres grupos para cada una de las tres lenguas principales (inglés, español e italiano). No sé si llegaremos a elaborar un pequeño proyecto común, pero el hecho de conocer otras realidades de la Familia Paulina, con rostro y nombre, ya ha merecido la pena. Hay semillas de Evangelio sembradas por todo el mundo. En estos días, he conocido setenta y dos.

domingo, 26 de abril de 2009

Nosotros y Pablo

Seminario internacional sobre San Pablo

Domingo. Casi ha terminado el día. Dentro de veinte minutos tenemos la celebración de vísperas, la cena y el descanso. El día es muy corto en Italia, a pesar de que nos levantamos a las seis y media.
Ya estamos casi concluyendo nuestro seminario. Nos faltan dos días y medio, aunque yo no me quedaré a la conclusión. Saldré el 29 muy temprano. En estos últimos días se trata de aterrizar la teología en la vida. Ayer consideramos la relación entre Alberione y Pablo y hoy hemos comenzado la tercera parte del seminario que tiene la finalidad de hacer propuestas concretas para nuestra vida y misión, como Familia Paulina.
Al terminar la primera parte, la parte teológica, se nos pidió que hiciéramos una síntesis de la misma, guiados por una pregunta: Después de haber escuchado a los relatores, ¿cuáles son las nuevas convicciones que has elaborado y que pueden ser útiles para vivir la segunda y tercera partes del Seminario?

Sintiendo "decepcionar" quizá a los organizadores, he de decir que la "semana teológica" no me ha aportado “nuevas convicciones” respecto a Pablo. Más bien me ha ayudado a ratificar las que ya tenía y a profundizar en aproximaciones a Pablo menos desarrolladas por mi parte. Entre mis convicciones de siempre están:
a Pablo, un profundo creyente enamorado de Cristo, místico, cuyo centro es “ser en Cristo” Crucificado y Resucitado.
a Pablo, abierto a la colaboración con las mujeres, en paridad (en equivalencia, según el término preferido por Elisa Estévez).
a Pablo, icono relacional, generador de cambio social a partir de relaciones interpersonales. a Pablo, apóstol “despojado” de su rango, que evangelizó en debilidad, no en la altanería, en la apariencia o buscando “agradar a los hombres”. Precisamente el otro día tuve un ejemplo muy claro, a la mesa, de lo lejos que estamos nosotros de esta humildad (tapeinosis) de Pablo, cuando un paulino ha querido presentarme a un relator, Neil Elliott, como "profesora de universidad", a pesar de que yo le había dicho que doy clase a grupos parroquiales. Se ve que para él la pastoral bíblica es inferior o demasiado poca cosa para presentarnos, en paridad, ante un famoso doctor norteamericano...
El episodio me hizo sentir vergüenza e indignación, no por dedicarme a la pastoral bíblica, que es mi pasión y una tarea necesaria en la Iglesia, sino porque los religiosos estemos tan esclavizados por pretensiones de grandeza, de "fama" y de "renombre", que nada tienen que ver con el Señor despojado al que seguimos, ni con Pablo.

Francesco Bianchini y Romano Penna me han ayudado a repasar los conocimientos clásicos ya sabidos sobre Pablo, mientras que Neil Elliott me ha abierto una puerta a profundizar en la consideración de Pablo desde la teología política y de la liberación, hecho que había descartado en la Semana de Misionología de Burgos, en la que participé el verano pasado. Este aspecto es el más nuevo para mí.

Elisa Estévez y James Dunn han sido un eco de mis convicciones y enseñanzas de este año.

Las ponencias de estos tres últimos relatores creo que suponen los mayores desafíos para la Iglesia y la Familia Paulina. Señalo tres:

a La colaboración, en paridad, con la mujer, sin deplorables paternalismos y sin complejos de superioridad por parte de los varones, que a veces sólo son indicios de una profunda inseguridad ante mujeres tanto o más preparadas, creativas y arriesgadas que ellos.
a El cambio de paradigma en las estructuras comunitarias jerarquizadas, según la eclesiología del Cuerpo de Cristo y la participación en el mismo Espíritu que actúa en todos.
a Nuestra forma de caminar con “los de abajo”, porque nosotros tendemos siempre a “subir”, a ser relevantes, a estar con “los de arriba”, los influyentes, los significativos... Orientar nuestra misión a “los de fuera” y “los de abajo” es una tarea pendiente.

Cerrada esta primera etapa, entramos en lo específicamente carismático, haciendo un pequeño paréntesis, ayer tarde, para peregrinar a la basílica de San Pablo extramuros y participar en el jubileo de la Familia Paulina de Roma.

La verdad es que la grandiosidad de la basílica y la ceremoniosidad del rito romano no son mi paradigma ideal de celebración eucarística. A pesar de lo cual traté de vivir lo más recogida posible la proximidad a los lugares de Alberione y de San Pablo. Os invito a ver las nuevas fotos que he colgado en el álbum del seminario.

viernes, 24 de abril de 2009

Pablo y el otro mundo posible (Neil Elliot)

Seminario internacional sobre San pablo

El miércoles, aunque me pareció sugerente, me resultó débil y poco clara la presentación que Neil Elliott hizo del "antiimperialismo" de Pablo, expresado en la carta a los Romanos. Según Neil, Pablo habría escrito su carta, entre otras cosas, para contraatacar la arrogancia antijudía de las asambleas cristianas de Roma, influenciadas, de algún modo, por la propaganda imperial.
Hoy, sin embargo, me ha parecido clarísima y muy iluminadora su exposición, en algún punto sangrante, de Pablo como promotor de liberación a nivel político y socioeconómico.
En 1994, Neil escribió un libro (no traducido aún al español) titulado Liberating Paul con el que pretendía dasafiar a la Iglesia y a los investigadores a afrontar de un modo honesto a Pablo, sin intentar "domesticarlo", para que Pablo diga todo lo que tiene que decir sobre la opresión y la injusticia en el mundo.
Neil tomó como punto de partida las experiencias de muchas personas inocentes que han sufrido a causa de una equivocada interpretación de Pablo o de una manipulación de sus palabras. Por ejemplo, mujeres que han sufrido violencia de género porque sus maridos, al parecer creyentes, sostenían que Pablo dice que las mujeres han de someterse a ellos.
Es indudable que san Pablo se ha utilizado y manipulado para legitimar la subordinación de unos a otros e incluso el imperialismo de las grandes superpotencias como EE.UU. y sus gerras injustas. Por eso, Neil creyó necesario escribir Liberating Paul: para liberar a Pablo de esta manipulación y para preguntarnos si Pablo puede abrir nuestros ojos a una visión más justa del mundo. A Neil le fascina la frase de Erns Käsemann: "La historia de la interpretación paulina es la historia de la domesticación eclesiástica del apóstol".

Tras la publicación de Liberating Paul, ha habido tres desarrollos importantes en la línea del libro de Neil:
1. El estudio de Pablo desde su relación con el imperio romano y con el imperialismo actual.
2. La aproximación feminista a Pablo, que pone en guardia contra la interpretación desde modelos patriarcales.
3. Y la revalorización de Pablo en ámbitos no creyentes como un revolucionario o un radical contemporáneo.

¿Cómo nos ha presentado Neil a Pablo como promotor de liberación? Desde tres perspectivas. Pablo quiso hacer presente el Cuerpo de Cristo de tres formas: a través de la anámnesis, a través del mutualismo y por medio de la justicia.

Por la memoria, Pablo quiso hacer presente a Cristo Crucificado. La crucifixión era el modo como el emperador mostraba su dominio sobre los cuerpos de personas que no eran tratados como tales, personas que podían ser maltratadas, apaleadas, flageladas, atravesadas... El emperador distinguía entre cuerpos de personas libres y cuerpos de personas sometidas.
En la ekklesía de Pablo no hay distinción entre esclavos y libres. Por otra parte, en Filp 2, se dice que Jesús no sólo se hizo un ser humano común, no sólo se encarnó y se hizo uno de tantos, sino que murió con la muerte de un esclavo en un contexto imperial.
Hoy los grandes imperios no respetan el habeas corpus y siguen ejerciendo, con total impunidad, la tortura. En las fotos de la cárcel de Abú Ghraib hay cuerpos rotos y humillados y otros cuerpos fuertes, poderosos, dominadores. La tortura distingue entre la dignidad de un cuerpo y otro. Ser el Cuerpo de Cristo en un mundo que tortura implica hacer causa común con los torturados y los desaparecidos.
El segundo punto es el del mutualismo, la vida común, la solidaridad, el compartir, como pone de manifiesto Pablo en 1 Cor 11,17-22. Quien participa en la cena del Señor no puede permitir el hambre, la injusticia, las desigualdades de nuestra sociedad capitalista.
El tercer punto es la resistencia a asumir el orden actual injusto como inevitable y el único posible. La ideología imperante hace parecer natural lo que es fruto de nuestras relaciones de poder. Pero Pablo no se somete a la ideología y espera, con obstinación, un futuro diferente, un futuro en el que impere el orden justo querido por Dios. Pablo cree en otro mundo posible. Y mientras éste llega, nos invita a compartir el camino y el destino de los oprimidos, de los últimos (cf. Rom 12,16).

Esta aproximación a Pablo es distinta, pero real, incómoda y provocativa.

jueves, 23 de abril de 2009

James Dunn y la teología de Pablo

Seminario internacional sobre San Pablo

Hoy hemos tenido el placer de compartir el día con el profesor James Dunn, profesor emérito de la Universidad de Durham, Inglaterra. Cuando leí lo de "emérito" en el programa, confieso que me asaltó una alarma de cierta prevención y temía que hoy fuera un día bastante sufrido. Sin embargo, para mí ha sido quizá el mejor día hasta ahora.

James Dunn se presenta con una amplia sonrisa y una gran simpatía. Nada inglés, por cierto. Ha venido acompañado de su mujer, quien afirma que se ha licenciado en teología por vía de "contagio". Siempre acompaña a su marido a sus múltiples viajes, conferencias, etc. ¡Fabuloso! Este hecho, a mi modo de ver, marca la diferencia... Omito decir en qué, para no ofender a quienes no evangelizan llevando consigo a "una mujer hermana", como dice Pablo en I Corintios 9,5 refiriéndose, claramente, a una esposa.

Al prof. Dunn le correspondía tratar los principales temas de la teología paulina. Pero lejos de hacer un recorrido teórico por la cristología, escatología, soteriología, eclesiología, sacramentología, etc, etc de Pablo, en principio ha hecho un recorrido más bien narrativo por su persona, destacando su "ser en Cristo", para terminar hablando del Evangelio de la fe y de la gracia, y de la eclesiología trinitaria de Pablo. En este último punto, ha hablado de la Iglesia como qahal YHWH y, como buen protestante, del ser de los cristianos como Cuerpo de Cristo y de la participación en el Espíritu.
En ciertas ocasiones, sacerdotes católicos me han dicho que parezco protestante en algunos de mis planteamientos teológicos. Seguramente. No es extraño. Tanto ellos como nosotros somos cristianos, somos "en Cristo", y me he sentido plenamente en sintonía con muchas de las provocaciones e interpelaciones de James Dunn durante su ponencia, muchas referidas al ecumenismo y a nuestro modelo de Iglesia.

No es la tradición,
ni la pertenencia a una Iglesia,
ni la Escritura
lo que identifica ser cristiano
sino
"SER EN CRISTO".
Hoy me despido dejándoos el video de un canto compuesto por Jesus Adrián Romero e interpretado por un hermano paulino de Venezuela: Naudy Mogollón. Al canto le he añadido algunas de mis fotos de estos días, para que nos sintáis más cerca. Os dejo con "Tal como soy, Señor".

miércoles, 22 de abril de 2009

Lazos

Seminario internacional sobre San Pablo

A medida que van pasando los días, vamos aprendiendo los 72 nombres del resto de los participantes en el grupo y vamos familiarizándonos con sus rostros, sus procedencias y sus historias. Algunos ya nos conocíamos. Otros nos hemos encontrado por primera vez. Algunos rostros son espontáneamente afables y familiares, abiertos y acogedores. Invitan a acercarse. Otros son, quizá tan sólo aparentemente, impermeables, huraños, asociales. Quizá sólo sea apariencia, ya digo. Pero aquí estamos, acogiendo con agradecimiento y trabajosamente, lo que estudiosos tienen que decirnos sobre Pablo, desde diversas perspectivas. A veces sus conclusiones resultan inconciliables y contradictorias. Pero a nadie le escandaliza este hecho (o, al menos, así lo espero). Ante toda esta avalancha de "información" sobre Pablo, lo examino todo y me quedo con "lo bueno", con lo que me parece más plausible, según mi limitado conocimiento de Pablo.

Esta mañana hemos tenido entre nosotros a Romano Penna. Los italianos dicen que es uno de los mejores conocedores de Pablo. Él nos ha recordado datos ya sabidos: Pablo entre Israel y los gentiles.
Por la tarde hemos contado con la presencia de un profesor presbiteriano, Neil Elliott, que ha ofrecido una interpretación de Romanos desde el punto de vista político. Para mí ha sido lo más original. ¡Lástima que hable en inglés! A veces los traductores son "traidores" (hacen lo que pueden...) y pierdes el hilo del argumento.

Hoy he colgado un álbum de los asistentes. Aún no he identificado a los protagonistas de las fotos, pero ellos y sus allegados les conocen y disfrutarán viéndoles por aquí. Os invito a entrar:

http://picasaweb.google.es/conchipddm/Seminario_SanPablo_Ariccia_19_29_abril_09

Aunque en el post de abajo ya estamos "colgadas", esta vez subo una foto donde estamos las cinco participantes Pías Discípulas juntas: Paulcy, Daniela, Refugio, Necitas y yo.

martes, 21 de abril de 2009

Autoridad y liderazgo de mujeres en las cartas auténticas de Pablo (Elisa Estévez)

Seminario Internacional sobre San Pablo

Hoy es día de españoles. Por la mañana, nos ha hablado Elisa Estévez, mi antigua profesora de hebreo en la licencia. Esta mujer sigue siendo un torbellino, la sofisticación y la simplicidad en persona. Cuando he ido a saludarla durante el desayuno con un suave "buon giorno", ella ha exclamado con voz sonora: "¡Hombreeeeeeee! ¿Pero qué haces tú aquí?"
Sus carcajadas solían oírse por los pasillos de la universidad y en el bar, en sus diálogos con alumnos y proferores, y continúa siendo así. Es una mujer llena de vitalidad, inteligencia y arrojo y, para mí, una de las mejores profesoras de la facultad de teología de Comillas (Madrid).

Su ponencia es especialmente interesante para las mujeres: "Autoridad y liderazgo femenino en las cartas de Pablo". El título, en el programa, era mucho menos "agresivo": "Las mujeres en la tradición paulina". Con los famosos pasajes del velo y de que la mujer se calle en la iglesia, muchos varones despachan la cuestión. Pero la cuestión es mucho más amplia, menos superficial e impone la realidad de muchas mujeres que, con nombre propio, son reconocidas por Pablo como colaboradoras y apóstoles, al mismo nivel que hombres como Timoteo o Tito.
Llevo hablando de ello todo el año. En este sentido, no es "nuevo" para mí. Pero me resulta nuevo que en un congreso de hombres se haya llamado a una mujer para contarnos esto tan documentadamente, si bien en algunos varones de la asamblea he podido observar miradas cómplices teñidas de escepticismo y risitas de... no se sabe de qué. Quizá la misma risa de Abrahán cuando Dios le dijo que su mujer Sara, tan entradita en años, iba a tener un hijo suyo. Risa de incredulidad. Muchos varones se resisten a convivir con las mujeres en paridad, compartiendo con ellas, de igual a igual, ministerios, funciones, tareas... E incluso se sienten amenazados si una mujer les supera en formación y experiencia. Así continúan siendo las cosas.

Pablo, al parecer, no era así. No tiene reparo en llamar a Junia apóstol, en pedir reconocimiento para Febe, diaconisa de Céncreas, o en hablar con admiración de Prisca, que ha arriesgado su vida por él... ¿Machista Pablo? ¡Ojalá muchos eclesiásticos (y hombres en general...) aprendieran hoy su misma apertura a las mujeres!

Las mujeres de la sala han seguido la charla de Elisa con interés aunque con un poco de agobio. Ella habla deprisa y los traductores no lograban seguirla... ¡Ay! ¡Estas traducciones pueden traer más de un altercado fraterno! En general, son traductores profesionales los encargados en traducir, salvo ayer. Las ponencias de John Pilch eran en inglés. El traductor español llegó tarde y, en su lugar, un hermano paulino trató de echar una mano haciendo el servicio... Yo no estaba enterada y hoy, a la mesa, me han preguntado qué tal las traducciones: "El de ayer por la mañana fue nefasto. Me pasé al italiano porque no había quien lo aguantara...".-"¿Ah, sí? ¡Fui yo!..."
¡Trágame, tierra! ¡La próxima vez tendré más cuidado!


Una tarde caldeada

Carlos Gil, con su estilo tranquilo, ordenado y su timbre de voz casi "místico", nos ha hablado esta tarde de "Pablo, pionero en el campo de la evangelización". ¿Pionero en qué? Él ha señalado unos puntos que distan mucho de lo que nosotros pensaríamos:

- Pionero en NO SUCUMBIR A LA APARIENCIA DE DEBILIDAD.
- Pionero en su pasión por el Dios crucificado.
- Pionero en afirmar la incompatibilidad entre la ley y la fe.
- Pionero en el reconocimiento, acogida y cultivo de la pluralidad, y el diálogo con las diversas culturas.

De estos puntos, entre otros, me quedo con los dos primeros, que están en clara relación. Quizá porque últimamente lo de evangelizar "en la debilidad" lo estoy experimentando en mi propia piel y veo que no por ello el Evangelio de Jesús deja de cundir a mi alrededor, por la fuerza del Espíritu. Todo lo contrario. Y si hay algo que estremece y me fascina en Pablo es ese modo de presentarse como apóstol que lleva en su cuerpo las marcas de Jesús y que evangeliza desde la debilidad...

Tras la intervención de Carlos, ha habido más de una hora de preguntas a los dos ponentes en las que hemos vibrado con sus respuestas brillantes, claras, directas y arriesgadas... El ambiente se ha caldeado un poco, aunque sin llegar a resultar tenso o incómodo. Y esto, en en virtud de la intensidad del argumento y de la implicación de todos los presentes.
Me ha gustado Carlos, pero más aún Elisa, que ha puesto voz a mis sentires y a los de miles de mujeres cristianas que luchan por el reconocimiento de la igualdad y la paridad con los varones dentro de la Iglesia. Reproduzco sólo un fragmento de una de las respuestas de Elisa, que me ha gustado especialmente:
"Esta mañana yo he empezado mi intervención hablando del poder de significar. Efectivamente, queremos el poder de transformar la realidad igual que cualquier varón, exactamente igual, ni mejor ni peor, pero en las mismas condiciones.
Cuando nosotros leemos estos textos [los de Pablo], ciertamente somos conscientes de que aquí no hay una igualdad absoluta en estas iglesias. La ekklesía de Pablo no llegó a ser una ekklesía en que la igualdad de hombre y mujer fuera tal. Tampoco en el movimiento de Jesús hay una realidad que plasmara lo que hoy entendemos como igualdad. Pero efectivamente encontramos que, desde estos textos, hay un aliento, desde las tradiciones más primitivas de Jesús que apuntan, ¿a qué? Efectivamente apuntan a la universalidad, apuntan a la inclusividad, a que todos y todas tenemos un puesto, a que somos equiparables; no complementarias, sino equiparables.
Cuando dicen que las mujeres somos "complementarias" a los varones creo que la búsqueda de nuestra identidad no va por ser complementarias. No, lo que buscamos es ser equiparables y entrar en una interdependencia en la que somos iguales, no el complemento de nadie. Tenemos una identidad propia".

Así es. Así sea. Amén.

P.D.: Por cierto, a ti, siamesa, que temes que este curso sea un "castañazo como la catedral de Burgos" (expresiva que es mi siamesa...), te habría encantado el discurso de Elisa. Seguro.

lunes, 20 de abril de 2009

50º Aniversario de Profesión Religiosa

El 29 de marzo de 2009, V domingo de Cuaresma, las hermanas de la Delegación de España celebraron con alegría la acción de gracias por los 50 años de vida religiosa de Sor M. Antonia díez, Sor M. Aurora García y Sor M. Juanita González.La participación de familiares, amigos, hermanos y hermanas de la Familia Paulina y hermanas PDDM de las diversas comunidades de la Delegación, brindaron a esta jornada el color de la fiesta, la alegría y la comunión. Ha sido de veras un día hermoso, iniciado desde la mañana, con la acción de gracias en la celebración de Laudes.

En la Celebración eucarística, presidida por Arturo Guzmán, ssp, acompañado por sacerdotes amigos y paulinos, hemos dado gracias a Dios por los 50 años vividos por estas tres hermanas en el seguimiento del Maestro Divino, la entrega de sí mismas en la misión y comunión de la vida fraterna. Cincuenta años de Vida religiosa son, ante todo, un don de la Bondad, del Amor y de la Fidelidad del Señor que ha sembrado “abundantes riquezas de gracia” en el camino cotidiano de nuestras tres hermanas. Cincuenta años son también un motivo más que sobrado de agradecimiento a ellas por su presencia, fidelidad y testimonio. ¡Gracias a las tres y feliz continuación del camino abrazado!

En Italia

Seminario Internacional sobre San Pablo


Ya dije que este año tengo a San Pablo "hasta en la sopa"... Quiero decir: que las cartas de San Pablo, su vida, su teología, su ambiente y sus circunstancias... son aquello de lo que hablo, de lo que me hablan, que rezo, que reflexiono, que me da qué pensar... Para ello estamos en el "año paulino". Es la ocasión.

Ahora me toca hacer un paréntesis de diez días en mi vida cotidiana para escuchar y aprender sobre San Pablo lo que grandes especialistas de todo el mundo tienen que decir. Desde ayer por la mañana estoy en Ariccia (Italia), en una casa de espiritualidad de los paulinos, querida por nuestro fundador, para participar en el Seminario Internacional sobre San Pablo, organizado por nuestros hermanos.
El programa, los participantes, el lugar precioso donde se desarrolla... están en la siguiente página paulus.net.

Ayer comenzamos, de la mano de Francesco Bianchini, con algo muy básico: las raíces pluriculturales de Pablo y lo que Pablo dice de sí mismo en sus cartas, sobre todo Gálatas, Filipenses y 1 Corintios.
Hoy, el ponente ha hecho sobresaltar a muchos... Se trata del profesor John Pilch, que nos ha hablado de Pablo como agente de cambio, y ha sacudido algunas de nuestras ideas tradicionales sobre el apóstol. Con él estaremos esta tarde y mañana por la mañana, antes de recibir a dos profesores españoles, una de las cuales fue "profe" mía en la U.P.Comillas. ¡Estoy deseando que llegue mañana!
De momento, voy a hacer un pequeño parón antes de continuar, a las tres, escuchando a Pilch. Os dejo con unas imágenes, que siempre valen más que mil palabras.















Somos cinco las Pías Discípulas del Divino Maestro que participamos. En la foto, junto a mí: Refugio, de Méjico, y Paulcy, de la India. En la foto de arriba, con Refugio y conmigo están Daniela, de Italia, y Necitas, de Filipinas.

















El prof. John Pilch, un hombre lleno de vitalidad, de conocimiento y de espiritualidad.

jueves, 9 de abril de 2009

La mejor semana del año

Jueves Santo: "Nadie tiene más amor que quien da la vida por sus amigos"

El sábado pasado, víspera del Domingo de Ramos, decidimos entrar en el umbral del tiempo cristiano más intenso y hermoso, con una jornada de oración en el monasterio Cisterciense del Monte Sión, en Toledo. Éramos veinte, miembros de los grupos bíblicos de las parroquias de San Julián y Santa Teresa. No preparé un retiro "sofisticado", ni muy organizado. Fue simplemente un día de convivencia, oración y comunión de nuestro camino espiritual y orante. Además, en el monasterio tenían, por la tarde, lectio divina animada por el prior, p. José Ignacio, y nos unimos a su grupo.
Eché de menos a los que no pudieron venir, y me alegré mucho con los que estuvieron. ¡Gente realmente estupenda y edificante en su búsqueda de Dios! ¡Gracias a todos por el maravilloso día!

Hoy entramos ya en el Triduo Pascual. Esta mañana éramos más de cuarenta rezado Laudes en mi parroquia de Santa Teresa, y esta tarde tendremos la celebración de la Cena del Señor. El "Monumento" ya está preparado, así como la lista de orantes que velarán con el Señor hasta mañana. Como todos los años, Petri y Nicolás se encargan de esa tarea creativa y trabajosa. Algunos más echan una mano.
Todo está listo para acompañar al Señor en su entrega. ¡Escépticos de este mundo, ignorad, si queréis, a la Iglesia!, ¡desconfiad de los cristianos, tan frágiles y pecadores! Pero mirad al Crucificado, mirad al que pasó haciendo el bien, al que vivió desde el mayor amor, mirad al que os ama y dejaos amar.
Esto es lo que yo quiero hacer hoy, mañana y pasado mañana. ¡Siempre!


martes, 31 de marzo de 2009

Un libro: "Cuerpo espiritual"

Hace dos días me llegó la noticia de la publicación de otro libro de Emma Martínez, continuación del que os anuncié el año pasado titulado "Cuando la Palabra se hace cuerpo... en cuerpo de mujer". El título de esta primera publicación es muy sugerente. En la obra, Emma propone unos iconos bíblicos que han encarnado la Palabra en el corazón, los ojos, la boca, el oído, las manos y los pies.

Pues bien, la segunda parte, "Cuerpo espiritual", completa el recorrido de la encarnación de la Palabra en el cuerpo: cabeza, entrañas, sexo y piel.

Para más detalles, reproduzco la presentación que hace la editorial Narcea de esta publicación que, por supuesto, os recomiendo:


Lograr una síntesis entre cuerpo y espíritu no parece fácil y sin embargo es la vocación de toda mujer y todo hombre. Y el sueño de Dios sobre la humanidad. No sólo somos “templos del Espíritu”, sino que el cuerpo es totalmente espíritu corporal. Un grupo de mujeres bíblicas nos ayudan a desmontar prejuicios y dualismos, y nos aportan una mirada más unificada, verdadera y evangélica del ser corporal que somos.

a ÍNDICE DE CONTENIDOS:

Desde mi cuerpo de mujer, mi diálogo se hace protesta y denuncia. Protesto por el dualismo imperante. Acuso como pecado al patriarcalismo imperante.
- En Jesús de Nazaret descubro un nuevo horizonte
Tú me prestaste tus ojos para ver la unidad de la realidad sin miradas dualistas. Tú me confirmaste en la igualdad fundamental de los seres humanos. Tú visibilizaste el cuerpo de las mujeres de otra manera. De ti aprendí otra concepción de espiritualidad.
- La cabeza
Una mujer que sabe vincular la cabeza con el corazón: La mujer siriofenicia. Dos mujeres que gobiernan y ejercen liderazgo en la Iglesia primitiva: Febe, “diákono” de Cencreas y Junia, apóstol ilustre.
- Las entrañas
Lidia, una mujer de entrañas fecundas y misericordiosas. La fecundidad de las misioneras desconocidas.
- El sexo
La sulamita. María Magdalena, la mujer apóstol de los apóstoles.
- La piel
María de Nazaret, el Espíritu a flor de piel.

Bibliografía

jueves, 19 de marzo de 2009

Lectura orante de Juan 3,14-21

“Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo Único”


* Oración para disponer el corazón: ¿Qué puedo aprender de Ti...?
 
El tiempo avanza, firme e inexorable, hacia tu Pascua.
Estamos a tres semanas de tu entrega
y te quiero acompañar de cerca, en tu subida a Jerusalén.
Tomaré cualquiera de los evangelios y te acompañaré en tus últimos días.
Me gusta el de Marcos. Lo tomo y comienzo a leer a partir de 8, 27,
el primer anuncio de tu pasión, tras la confesión de Pedro: “Tú eres el Cristo”…
¡Qué decepcionante para Pedro, el episodio que sigue!
Su Mesías no va a vivir y a actuar como el “Hijo de David”, el rey poderoso,
sino que morirá como un maldito, despreciado y desestimado por todos (cf. Is 53,3; Gál 3,13).

Estamos a tres semanas de tu muerte, amado Señor Jesús,
a tres semanas de tu arresto, tortura y ejecución.
Tú, que pasaste por el mundo haciendo el bien, morirás como un malhechor.
¿Qué puedo yo aprender de ti, Mesías-Siervo que te entregas por nosotros?
¿Qué puedo aprender de mi Dios, que se despoja de sus derechos
y aparece envuelto en debilidad?
¿Qué puedo aprender de ti, que viviste sirviendo y amando,
y moriste orando y perdonando?
¿Qué puedo aprender de ti, Señor,
que padeciste por nosotros,
dejándonos un ejemplo, para que sigamos tus huellas.

Tú no cometiste pecado,
ni encontraron engaño en tu boca;
cuando te insultaban,
no devolvías el insulto;
en tu pasión, no proferías amenazas;
al contrario, te ponías en manos del que juzga justamente.

Cargado con nuestros pecados, subiste al leño,
para que, muertos al pecado,
vivamos para la justicia.

¿Qué podemos aprender de ti,
cuyas heridas nos han curado?
(cf. 1 Pe 2,21-24)

1. Leemos la Palabra: Juan 3,14-21
 
En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
- (14) Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, (15) para que todo el que cree en él tenga vida eterna.
(16)Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna.
(17) Porque Dios no envió su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
(18) El que cree en él no será condenado; el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.
(19) La condena consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas.
(20) Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras.
(21) En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

* Orientaciones para la lectura
 
- En este precioso evangelio de Juan, hay afirmaciones (como en otros pasajes del Nuevo Testamento) que pueden dar lugar a una imagen muy distorsionada y equivocada de Dios. Frases como: “El Hijo del hombre tiene que ser elevado” o “Dios entregó a su Hijo”. ¿Por qué Jesús “tenía” que morir en una cruz? ¿Por qué Dios “no perdonó” a su propio Hijo, como dice San Pablo en Rom 8,32? ¿Cómo podemos interpretar esas frases?

A menudo la idea de Dios que se desprende de esas palabras resulta ser una caricatura de Dios: un varón mayor, vestido con una túnica blanca, con barba y cabellera pobladas de canas, un tanto iracundo (al parecer), y cuyo oficio principal consiste en juzgar, condenar y castigar a todo el que se aparta de su santa voluntad. Un Dios justiciero, duro, incapaz de compadecerse.
- ¿Pero, de qué me está usted hablando! Mire, ¡ésa no es mi imagen ni mi experiencia de Dios!
- ¡Pues, le felicito! Pero, dígame si no hay gente que piensa que Dios es así. Y si no, ¿qué idea se esconde tras las expresiones: “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”, “¿Por qué Dios nos manda esta enfermedad?”, “¡Que Dios nos deje un poquito, que ya hemos sufrido bastante…!”, “Parece que Dios se “ha cebado” con esa familia…”, etc, etc...
Por supuesto, se trata de una imagen mezquina, falsa, e incluso blasfema, de Dios, hecha “a nuestra imagen y semejanza”, que nada tiene que ver con el Dios y Padre de nuestro Señor Jesús.
- El evangelio de hoy habla de “la condenación”. ¿Quién nos condena? Jesús dice que Dios no le ha enviado para condenarnos, sino para salvarnos. La condena nos la procuramos nosotros, cuando la luz viene a nosotros y nosotros “preferimos la tiniebla a la luz”. Preferir el mal al bien, el desierto al manantial, la cizaña al buen trigo, la murmuración y la maledicencia al silencio amoroso y a la bendición, el gesto amenazador a la bondad, el rencor al perdón, etc, etc… es tarea de nuestra libertad. Dios sólo nos ofrece el camino mejor, el camino de nuestro crecimiento y de nuestra vida plena. A nosotros nos toca escoger.

Frente a las imágenes distorsionadas de Dios, y en contraste, el evangelio nos habla del Dios amigo de la vida que, ya desde tiempos antiguos, quiso mostrar que es el Dios de la vida abundante y que no quiere la desdicha de nadie. Creer en un Dios que se complace en mandarnos castigos, enfermedades y desgracias no es creer en el Dios de Jesús, que nos envió a su Hijo para que todos tengamos vida: “tanto nos amó Dios, que nos envió (y entregó) a su Hijo para que no muera ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna”.

-¿Y no sigue siendo cruel y sádico un Dios que entrega a su Hijo a la muerte, por mucho que lo hiciera por amor a nosotros?
-Es que Dios no entregó a su Hijo a la muerte, sino a la vida, a esta vida nuestra, humana, encarnada, para revelarnos su verdadero Rostro (que es el Amor) y enseñarnos a vivir como hijos suyos. Otra cosa es que el pecado del mundo haya dado muerte al Hijo de Dios y él haya querido llegar hasta el final, siendo fiel a su misión.
Cuando Cristo es elevado en la cruz, desnudo, torturado, traspasado…, entonces es cuando se revela la divinidad de Dios y el amor inmenso que nos tiene.
En la carta a los Romanos, Pablo dice que tal vez alguno de nosotros se atrevería a morir por una buena persona (recordemos a San Maximiliano Kolbe…), pero por un malvado, ¿quién está dispuesto a dar su vida? Y, sin embargo, “la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros” (Rom 5,9).

2. Meditamos la Palabra
 
* Hoy es un día para contemplar el amor inmenso e incondicional de Dios Padre y de Jesús.
Pregúntate si tu imagen de Dios “choca” con el Rostro que nos revelan las Palabras:
- “Tanto amó Dios al mundo…” (Jn 3,16)
- “La prueba de que Dios nos ama…” (Rom 5,9)
- “Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, nos ha hecho nacer de nuevo…” (Segunda lectura de hoy, Ef 2,4)
* Guarda y medita en tu corazón alguna de esas frases u otra que hable de Dios-Amor.


3. Oramos la Palabra

- Mira al Hijo de Dios, elevado en la cruz. Dale gracias porque “te amó y se entregó por ti”… (cf. Gál 2,20)

- Cuéntale a Jesús, clavado en la cruz, cómo vives, lo que te gusta y lo que no te gusta de tu vida, lo que desearías cambiar o hacer crecer, qué “tinieblas” te impiden vivir en su luz…

- Oración a Dios, rico en misericordia:
Dios, rico en misericordia,
colma mi pobreza con tu riqueza:
hazme misericordiosa como Tú.
Gracias por tu gran amor,
porque, estando yo muerta por el pecado,
me haces vivir con Cristo y resucitar con Él
a una vida nueva,
vida plena como hija amada de Dios.

Y esto, sin yo merecerlo, sin poder merecerlo,
sin poder hacer nada para alcanzarlo,
sino que Tú me lo regalas, Dios y Padre mío,
por pura gracia,
y revelas, en esta salvación que obras en mí,
la inmensa riqueza de tu gracia
y tu bondad para con nosotros,
en Cristo Jesús.

Todo es obra tuya,
todo es don tuyo.
Y mi única obra es darte gracias
y preguntarte cada día:
¿qué quieres que haga, Señor?